Clinical Research Insider

Clinical Research Insider

¿Cómo llegan al mundo los nuevos humanos?

definiciones y recomendaciones introductorias

Por: Dr. David Maximiliano Ruiz Ortega*

El objetivo principal de los profesionales en salud materna es brindar información y servicios para garantizar un embarazo saludable, un parto seguro y un puerperio sin complicaciones, así como supervisar el crecimiento y desarrollo de todos los niños y niñas, desde antes de su nacimiento hasta los 40 días de vida. Entre sus funciones se encuentran la prevención de las complicaciones maternas, el diagnóstico oportuno y su atención adecuada para prevenir la mortalidad materna. La Organización Mundial de la Salud estipula que cada día mueren en todo el mundo alrededor de 800 mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto.

El embarazo es el estado fisiológico de la reproducción humana que comienza con la implantación del conceptus en el endometrio y finaliza con el nacimiento del producto a término. La edad gestacional es el periodo transcurrido desde el primer día del último período menstrual normal de la madre y el día del nacimiento. Se denomina como “parto” al conjunto de fenómenos activos y pasivos que permiten la expulsión del feto de 37 semanas o más por vía vaginal incluyendo la placenta y sus anexos. El periodo perinatal es la etapa que inicia a las 22 semanas de gestación y termina 28 días después del nacimiento. El puerperio es el periodo que sigue a la expulsión del producto de la concepción en el cual los cambios anatomo-fisiológicos propios del embarazo se revierten al estado pregestacional, durante seis semanas o 42 días.

Por otra parte, se define como muerte materna cuando una mujer fallece mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, debido a cualquier causa relacionada con o agravada por el embarazo o su atención, pero no por causas accidentales o incidentales. Las principales causas de mortalidad materna y perinatal son previsibles mediante atención prenatal temprana, pues permite identificar y controlar los principales factores de riesgo obstétrico y perinatal. La salud materno infantil abarca todos los aspectos de salud que se llevan a cabo en la mujer y en el conceptus con adecuada atención. En otras palabras, antes, durante y después de los 40 días del nacimiento del bebé. 

Toda mujer en edad reproductiva que desee embarazarse debe asistir a una consulta preconcepcional acompañada por su pareja por lo menos tres meses previos a intentar el embarazo para identificar condiciones de riesgo reproductivo y tomar medidas preventivas, para identificar y aconsejar sobre problemas existenciales, e iniciar en la misma fecha el uso de ácido fólico. Deben de acudir por lo menos a 6 consultas de control prenatal para determinar complicaciones, riesgos y edad gestacional. También se le informa y prepara a la paciente sobre el parto, el periodo perinatal, el puerperio y la maternidad. En la planificación adecuada de la familia es importante promover la abstención de sustancias adictivas como el tabaco, alcohol y sustancias psicoactivas en ambas personas, así como informar los síntomas normales y de urgencia obstétrica durante el embarazo. La atención prenatal se lleva a cabo de forma integral, mediante la participación del equipo multidisciplinario de las unidades de medicina familiar y obstetricia, que llevan a cabo la prevención de los factores de riesgo que se deben investigar en el control prenatal, los suplementos, cuidado de medicamentos y las inmunizaciones que están indicadas o contraindicadas durante la gestación, que pueden condicionar la morbilidad y mortalidad materna perinatal.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top