Clinical Research Insider

La salud y los videojuegos: verdades, mentiras y matices

“No dejamos de jugar porque envejecemos, envejecemos porque dejamos de jugar” dijo alguna vez el dramaturgo irlandés George Bernard Shaw. Que, sin darle muchas vueltas, fue la primera persona en ganar un Premio Nobel de Literatura y un Óscar (este último por Mejor Guion Adaptado por la versión de su propia novela Pigmalión). Y es que la acción de jugar es algo que normalmente asociamos con niños, porque lo que le corresponde a uno al crecer es ponerse serio, trabajar y cuidarse como es debido: con ejercicio. Ya sea yendo al gimnasio, corriendo en las mañanas o  jugando en la liga dominical con el equipo de la oficina, esta actividad física no solo mantiene nuestro cuerpo sano, sino que al liberar endorfinas nuestra mente se mantiene sana también. En el artículo de hoy abordaremos la relación entre la salud y los videojuegos, esto es ¿todo lo malo que se dice de ellos es falso? O, por el contrario, ¿son 100% algo positivo para la salud y la sociedad? 

Tomando como ejemplo el caso de la obesidad la situación es clara, los videojuegos pueden llevarnos a estados de sedentarismo muy severos. Esto debería prevenirse regulando los tiempos de juego. Diversos estudios en Europa sugieren que lo ideal es jugar a la semana alrededor de 5 horas, ya sea repartidas una hora diaria u organizándolas para el fin de semana. Aunque no hay que olvidar que, si bien, no hay como salir a practicar algún deporte o jugar en un parque, juegos como Ring Fit Adventure o Just Dance, son juegos que precisamente requieren de actividad física. El primero es un título para Nintendo Switch que trata de avanzar niveles superando rutinas de ejercicio usando los joy-cons (controles de la consola) y el segundo es un juego que se lanza anualmente con un playlist muy amplio de canciones que tendrás que bailar haciendo los movimientos que aparecen en la pantalla.

En el estado de Virginia Occidental en Estados Unidos, que es el estado con el problema de obesidad infantil más grave en el vecino del norte, un estudio con 50 adolescentes con sobrepeso arrojó que jugando media hora diaria al Dance Dance Revolution (juego popular en los arcades parecido al Just Dance) los chicos bajaron un promedio de 2.7 kg, reduciendo riesgos de enfermedades cardiacas, por su parte, quienes solían tener dificultades para el deporte, comenzaron a mostrarse más confiados al practicarlos. El problema con la adicción a los videojuegos o las conductas violentas por jugarlos, si bien es una realidad, vendría bien matizarlo. Y es que no hay estudios médicos que confirmen que el videojuego sea causa de estos problemas, pero es posible que sí puedan servir de detonante.

Si uno cuida lo mencionado anteriormente, los videojuegos son ideales para ejercitar muchas partes de nuestro cerebro, ya que mejora las habilidades espaciales, nuestros reflejos y lo que se conoce como la coordinación ojo-mano. Shooters como Call of Duty nos obligan a tomar decisiones rápido, coordinarnos con nuestro equipo y actuamos bajo presión; simuladores como FIFA nos ayudan a que nuestra visión periférica sea más amplia al tener que estar atento de toda la cancha. Juegos con valor narrativo como Red Dead Redemption 2 fomentan nuestra creatividad, sin mencionar obras maestras como Disco Elysium en el que no solo la historia es una novela negra magistral, sino que nosotros tomamos decisiones dentro de ella. Al final Bernard Shaw quizá tenía un poco de razón con aquello de que “envejecemos porque dejamos de jugar” y, como decía C. S. Lewis, sería bueno perderle el miedo a parecer infantil; que esa corridita en la mañana quizá se vea bien acompañada de una carrera de Mario Kart en la noche, hacerse una granja en Minecraft y aprender del Londres victoriano ayudando a Marx a salvar niños de ser explotados en una fábrica en Assassin’s Creed Syndicate, ya que, según la Universidad de Iowa, todo esto puede ser un gran brain gym en adultos jugando dos o tres horas a la semana.

Mauro Orozco Moreno*

Comunicólogo e Historiador por la Universidad de Guadalajara. Desde el 2019 se dedica al periodismo y creación de contenido acerca de videojuegos, tecnología y geek culture en internet. Cofundador de la página Operación Gamer; actualmente su contenido aparece en su página Totherland en Facebook Gaming.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio