Clinical Research Insider

Mitos y realidades sobre el uso del cannabis como aliado en el deporte

Dra. Mafer Arboleda

  • Los beneficios y la seguridad del consumo de cannabis y la mejora en el rendimiento físico de los atletas no están respaldados por estudios científicos de buena calidad, a pesar de la información anecdótica y empírica que se ha difundido.
  • En medio de la especulación de posibles aplicaciones benéficas, los efectos del cannabis y sus dos componentes más abundantes, delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD), siguen sin ser investigados a profundidad en el contexto de la medicina del deporte. 
  • Esta limitación en la investigación clínica está directamente relacionada con la prohibición de la planta de cannabis y todas las barreras regulatorias existentes. 

La planta de Cannabis sativa está constituida por más de 500 compuestos químicos, entre los que se encuentran el THC y el CBD, que son los cannabinoides más abundantes y estudiados en seres humanos. Estos cannabinoides tienen características propias y efectos terapéuticos específicos.  Así, por ejemplo, el THC a dosis bajas, ha mostrado ser útil para el control del dolor crónico neuropático, reducir las náuseas y el vómito secundarios a la quimioterapia e incrementar el apetito en pacientes con VIH y cáncer, entre otros.  Por su parte, el CBD ha mostrado tener propiedades antiinflamatorias, ansiolíticas (baja los niveles de ansiedad), neuroprotectoras y un importante control en las crisis convulsivas de pacientes con epilepsias refractarias. Pero, y en el deporte, ¿qué se sabe sobre los efectos de los cannabinoides? La Dra. Mafer Arboleda, experta en cannabis medicinal, nos lo aclara.  

¿Qué tan frecuente es el uso de cannabis entre los deportistas?

En la actualidad, cada vez es más frecuente escuchar que  los cannabinoides sirven para potencializar el rendimiento físico en atletas, recuperar los músculos y tejidos lesionados, mejorar la ansiedad y calidad de sueño de los deportistas, etc. Inclusive, el tema del cannabis en el deporte ha generado controversia significativa, a tal punto que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), en el 2018, decidió remover el CBD de la lista de sustancias prohibidas para su uso en competencias. No así al THC, donde concentraciones mayores a 150 ng/ml en orina, siguen representando una violación a las reglas antidopaje. Sin embargo, a pesar de toda esta información anecdótica y empírica que se ha difundido, todavía no se ha comprobado, ni está respaldado por investigación clínica de buena calidad, que el uso de cannabinoides, tanto THC como CBD, mejore el rendimiento atlético o tenga algún efecto benéfico sobre los tejidos lesionados en humanos, aun cuando históricamente ha sido consumido por deportistas de manera frecuente.

A pesar de la falta de investigación clínica que sustente el uso de cannabinoides en el deporte, la idea falsa, hasta ahora, de que mejora el rendimiento atlético, ha llevado al aumento de su consumo en gran medida desde inicios de los años 2000. En una revisión sistemática de la literatura se encontró que de 46,000 atletas de diferentes edades y practicando diversos deportes, el 23% habían consumido alguna forma de cannabis en el último año. Esto generado por la idea de los posibles beneficios que les pueden traer los cannabinoides en cuanto a calidad de sueño, control de ansiedad y estado del ánimo, efecto relajante muscular, recuperación del ejercicio, control del dolor, recuperación tras una contusión, estrés, euforia, mejoría en la inflamación muscular y de articulaciones

Por otra parte, una encuesta realizada en 2019 mostró que, de 1,161 participantes, el 26% reportó consumo actual de cannabis y, de estos, el 63% reportó hacer ejercicio al menos 5-7 veces a la semana. Más del 50% de estos atletas reportaron tener dolor crónico.

¿Qué se sabe sobre el efecto del THC en el contexto del deportista? 

Por el momento conocemos que los resultados de la investigación clínica en seres humanos no respaldan los beneficios de consumir THC en el deporte, al contrario, los pocos estudios realizados (los cuales se llevaron a cabo hace más de 30 años), concluyen en que se obstaculiza el rendimiento físico al reducir la resistencia, aumentar la frecuencia cardíaca y respiratoria, reducir la habilidad de mantener el esfuerzo y capacidad física y generar una mayor demanda miocárdica de oxígeno.  De forma predominante se muestra un efecto ergolítico (efecto perjudicial sobre el rendimiento físico) y un mayor grado de taquicardia, hipotensión ortostática y fatiga acelerada.

La metodología de muchos de estos estudios es limitada y con los años ha habido múltiples cambios en cuanto al consumo de THC. Hoy en día, se consumen concentraciones bastante más elevadas de THC (entre 6-10 veces más que hace 35-40 años), los métodos de administración han evolucionado y las formas de medir el rendimiento físico también han avanzado. 

Un atleta que consume THC antes del ejercicio puede verse perjudicado y poner en peligro su salud, la de sus compañeros y espectadores. No debe considerarse al cannabis como una sustancia ergogénica (que se refiere a las sustancias que mejoran el rendimiento), y en las pruebas de control de dopaje se debe tener en cuenta su implicación social y de salud y no realmente la actividad que se ejerza sobre el rendimiento

“La validez del efecto del THC sobre el rendimiento físico todavía se desconoce, pues sigue habiendo enormes brechas desde la investigación clínica en seres humanos; hacen falta estudios que utilicen herramientas adecuadas para medir objetivamente la capacidad y el desempeño durante el ejercicio en seres humanos”, comenta la Dra. Mafer Arboleda.

Y sobre el CBD en el deporte, ¿con qué evidencia se cuenta? 

Con respecto al CBD, los resultados pueden ser prometedores para los atletas, ya que en estudios preclínicos (modelos animales, principalmente) se han observado efectos antiinflamatorios, neuroprotectores y analgésicos. Sin embargo, esto no se debe extrapolar aún a posibles efectos que beneficien al deportista.Todavía nos hace falta desarrollar estudios clínicos en humanos que demuestren si realmente el CBD tiene estos efectos terapéuticos específicos para los deportistas” explica la Dra. Arboleda.  

Es importante reconocer que la mayoría de los efectos terapéuticos que se han propuesto para el CBD en medicina del deporte, como mejoría en la calidad del sueño, ansiedad, efecto antiinflamatorio, etc., provienen de resultados de estudios en modelos animales o de los efectos del CBD en pacientes con patologías específicas como trastornos de ansiedad social, enfermedad de Parkinson y trastorno de estrés postraumático, entre otras, con resultados que también siguen siendo controversiales y conclusiones donde se habla de pobreza en la calidad de la evidencia.

También se ha propuesto el efecto del CBD para la recuperación de los tejidos musculoesqueléticos lesionados, pero nuevamente, es en estudios realizados en modelos animales y tejido celular. Aún se requiere desarrollar investigación clínica, con estudios controlados y bien diseñados, que confirmen estos hallazgos sobre los efectos del CBD en los deportistas.

Vale la pena recalcar que los estudios que han incluido al CBD para determinar su efecto en atletas no han utilizado escalas de medición objetivas que muestren el real impacto de este cannabinoide en los síntomas a los cuales se les atribuye la mejoría tras su administración, como mejoría del insomnio, por ejemplo. De hecho, algunos de estos estudios que se “viralizan”, se han realizado principalmente con suplementos alimenticios con dosis mayores a 150 mg de CBD derivado de cáñamo, lo cual no corresponde a tratamientos médicos reales y a las terapias que se utilizan en la práctica clínica con medicinas basadas en cannabinoides. 

“Aunque muchos resultados son prometedores para el efecto que puede tener el CBD en los atletas, es fundamental realizar investigación clínica de la mejor calidad posible que nos dé respuestas veraces y con fundamento científico”, concluye la Dra. Mafer Arboleda. 

¿Son seguros los productos de cannabis que se utilizan entre los deportistas? 

Los deportistas buscan ser ejemplo de salud y bienestar; esto a consecuencia del trabajo físico, una buena nutrición, descanso y trabajo mental. Desafortunadamente, las tendencias y “modas” marcadas por la mercadotecnia han abierto nuevos caminos para alcanzar objetivos sociales, psicológicos, físicos o de pertenencia, a través del consumo de sustancias no autorizadas, no probadas y de baja calidad, poniendo en riesgo su propia salud y, en algunos casos, su carrera profesional. 

Es de suma importancia tener en cuenta la calidad de los productos derivados de cannabis que se consumen, ya que en algunos países (ej. Estados Unidos de América) son considerados como suplementos alimenticios sin un control estricto de calidad que demuestre origen, componentes, contaminantes o, inclusive, si la cantidad de CBD que contienen corresponde realmente a la marcada en la etiqueta del frasco. Como se demostró en un estudio realizado en 2017, donde se adquirieron en línea 84 productos de 31 compañías y se analizó la concentración de cannabinoides y contaminantes de estos:

  • El 69% de los productos tenían niveles diferentes de CBD a lo que se promocionaba en la etiqueta;
  • Y el 21% contenían THC (a pesar de promocionarlo y venderlo como un producto que solo contenía CBD), con algunos niveles de THC que podrían producir intoxicación o compromiso cognitivo, y ser detectados en los procesos de antidoping.

Por todo lo anterior, es fundamental cuidar de la salud de los atletas y se deben considerar cuestiones éticas y regulatorias antes de recomendar el uso de cannabinoides en medicina del deporte.  

Dra. Mafer Arboleda 

Directora Asociada de Investigación en Santé Cannabis, clínica líder especializada en  la prescripción de cannabis medicinal en Quebec, Canadá. Anestesióloga, especialista en dolor crónico y cuidados paliativos por la UNAM y el INCMNSZ. Médica cirujana por la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá. Fellowship clínico y estudios postdoctorales en Cuidados de Soporte en Cáncer y Cannabis Medicinal en la Universdad de McGill, Montreal. #DrMaferArboleda #MaferCannabisMD

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio