Clinical Research Insider

Cannabis y virus ¡Todo el panorama!

Por: Callie Seaman, PhD*

El cannabis es una de las plantas más complejas utilizadas en la medicina moderna, ya que produce miles de metabolitos secundarios diferentes en respuesta al estrés abiótico y biótico (Seaman 2021; Flores-Sánchez & Verpoorte, 2008). Estos incluyen los conocidos cannabinoides, terpenos, flavonoides, ácidos grasos, lignanamidas, estilbenoides, lignanos y alcaloides. Estos compuestos tienen una serie de efectos en la propia planta que la ayudan a defenderse de los ataques de insectos, mamíferos y microbios, así como de los daños irreversibles causados por el estrés ambiental, como la luz ultravioleta, el calor y la sequía. Muchos de estos compuestos tienen propiedades medicinales en humanos y animales. Los principales componentes de la medicación del cannabis son los fitocannabinoides, especialmente el Delta-9 -Tetrahidrocannabinol (THC) y el Cannabidiol (CBD). Dentro de la planta se encuentran en la forma ácida, que tiene una afinidad mucho menor por los receptores CB y requieren descarboxilación para ser altamente activos dentro del cuerpo. Esto implica la pérdida de un grupo de ácido carboxílico del cannabinoide y se consigue mediante el calentamiento. El sistema endocannabinoide (SNE), que regula los equilibrios entre el sistema nervioso central y el sistema inmunitario, es el modo de acción con el que interactúan estos fitocompuestos. Muchos de estos compuestos producidos por el cannabis interactúan con el SCE y dentro de los seres humanos depende del sujeto, ya que el mantenimiento de la homeostasis entre el sistema inmunológico y el sistema nervioso difiere de un individuo a otro. También se han documentado diferencias entre especies, ya que los sujetos caninos tienen menos receptores CB1 en el cerebro que los humanos (Hartsel et al 2019; Silver 2019). 

Los medicamentos a base de cannabis se presentan en muchas formas, desde la flor que se vaporiza hasta los aceites que se pueden convertir en tinturas, cápsulas, aerosoles, tópicos y supositorios. El proceso de elaboración de los aceites implica la extracción, como la destilación, el CO2 subcrítico, el etanol, la cromatografía, la prensa caliente y la sonicación (Hazekamp 2007). Todos estos métodos producirán diferentes tipos de productos con distintas concentraciones y proporciones de cada compuesto. El tipo de extracto y el número de compuestos presentes también es importante, ya que hay pruebas sólidas de lo que se conoce como efecto séquito. Los extractos de cannabis pueden dividirse en extractos de planta completa, espectro completo, espectro amplio y aislados. El extracto de planta completa contiene todos los cannabinoides, incluido el THC, que es uno de los cannabinoides controlados. Este tipo de extracto también contiene terpenos, flavonoides, ácidos grasos y lignanos en concentraciones mucho más bajas que los cannabinoides, aunque siguen estando presentes. Se ha demostrado que estos compuestos mejoran y alteran la eficacia de los cannabinoides en lo que se conoce como el efecto Entourage (Russo, 2019). Los estudios realizados en Canadá por el Dr. Evan Lewis en el Centro de Neurotología de Toronto descubrieron que se requería una menor concentración de cannabinoides cuando se utilizaba un extracto completo de la planta para tratar a niños con epilepsia refractaria en comparación con los productos cannabinoides aislados, que suelen tener mayores efectos secundarios. 

Los productos de cannabis y su eficacia contra las enfermedades víricas han sido objeto de análisis por parte de la comunidad médica, y gran parte de la información que aparece en Internet procede del material de marketing publicado por minoristas y fabricantes. En los últimos 5 años, con el cambio de la legislación sobre el cannabis en más países y la disponibilidad de productos recetados, ha aumentado su aceptación como medicina y se han publicado trabajos de revisión por pares.

Existe una revisión de la literatura realizada por Tague en 2020, específicamente mirando el Cannabidiol (CBD) como un aislado y sus efectos en la enfermedad viral. Con el título “Cannabidiol for viral disease: Hype of Hope” profundiza realmente en la literatura publicada. La búsqueda encontró que se habían realizado estudios preclínicos sobre la hepatitis, el sarcoma de Kaposi, el herpes zóster, el ébola, el herpes y el VIH. Dentro de esta revisión encontraron que el CBD tiene un efecto antiviral directo contra la hepatitis C, pero no contra la hepatitis B. También se menciona que es más efectivo como tratamiento postinfección contra el ébola, tratándose más por los efectos antiinflamatorios del CBD que por los efectos antivirales que ayudaron con el tratamiento de las infecciones virales.

Los estudios sobre los efectos antivirales de los terpenos individuales, no solo en el cannabis, han sido bien documentados (Ibrahim et al 2021, Loizzo, 2008; Booth & Bohlmann, 2019). Un estudio realizado por Ilbrahim et al 2021, utilizando extracto de hinojo demostró actividad antiviral contra el virus de la hepatitis C (VHC). El limoneno y el ocimeno fueron dos de los principales activos encontrados en los extractos de hinojo que fueron más eficaces. Estos terpenos también se encuentran en el Cannabis Sativa L, el cual muestra propiedades antivirales (Lowe 2021). 

Entre los compuestos específicos del cannabis que han mostrado resultados prometedores se encuentra el flavonoide caflanona, que ha demostrado ser fitoantiviral, específicamente para el coronavirus humano OC43 (HCoVOC43), también conocido como SARS-CoV-2, que causa la enfermedad respiratoria aguda (Ngwa et al 2020). Este estudio in vitro publicado por Ngwa et al 2020, demostró que la caflanona tiene una fuerte afinidad de unión a dos proteasas (PLpro y 3CLpro) que son esenciales en la replicación del SARS-CoV-2 en humanos. También se teorizó que la caflanona también ayuda a prevenir la entrada en el sistema respiratorio al inhibir la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2).  Otros estudios apoyan esta teoría de que los medicamentos basados en cannabis bloquean la entrada del SARS-CoV-2, centrándose en los cannabinoides que bloquean la entrada celular en las células respiratorias (van Breenman et al 2022). Curiosamente, otro estudio sobre la eficacia de los productos a base de cannabis como posible tratamiento para el virus analizó cómo los cannabinoides podrían sofocar la tormenta de citoquinas creada por el virus, pero concluyó que se necesitaban más estudios y ensayos (Onaivi 2020). En el Reino Unido, Drug Sciences está llevando a cabo un trabajo con la Dra. Liz Iveson sobre la viabilidad del cannabidiol para el tratamiento del COVID largo. 

El cannabis no solo trata el virus en sí mismo, sino que ha ayudado a aliviar los síntomas de los traumas mentales a los que se enfrentan muchos pacientes. La pandemia ha traído consigo tiempos difíciles, que han pasado factura a la salud mental de muchas personas. Durante la pandemia 2020-2021 se llevó a cabo un estudio en Australia de 1634 mujeres a nivel internacional que usaban cannabis para tratar la endometriosis (Armour 2022). El estudio descubrió que la razón más común para consumir cannabis durante la pandemia era el estrés y la ansiedad (59%). 

Los medicamentos a base de cannabis no son la bala de plata que todos esperamos que salve al mundo en la lucha contra los virus, pero sí pueden echar una mano en la recuperación y el tratamiento de las infecciones víricas.

*Callie Seaman, PhD

Destacada directora ejecutiva y líder científica del cannabis. Investigadora honoraria de la Universidad Sheffield Hallam, Virginia, Estados Unidos. Especialista en el cultivo de cannabis y la producción de metabolitos secundarios. Directora de Hempire y Aqualabs

Fuentes

  1. Seaman, C. (2021). Cultivation Stress Techniques and the Production of Secondary Metabolites in Cannabis sativa. In Recent Advances in the Science of Cannabis (pp. 1-30). CRC Press.
  2. Loizzo, M., Saab, A., Tundis, R., Statti, G., Menichini, F., Lampronti, I., Gambari, R., Cinatl, J. and Doerr, H. (2008), Phytochemical Analysis and in vitro Antiviral Activities of the Essential Oils of Seven Lebanon Species. Chemistry & Biodiversity, 5: 461-470. https://doi.org/10.1002/cbdv.200890045
  3. Hartsel, J.A., Boyar, K., Pham, A., Silver, R.J. and Makriyannis, A., 2019. Cannabis in veterinary medicine: cannabinoid therapies for animals. In Nutraceuticals in Veterinary Medicine (pp. 121-155). Springer, Cham.
  4. Armour M, Sinclair J, Cheng J, Davis P, Hameed A, Meegahapola H, Rajashekar K, Suresh S, Proudfoot A, Leonardi M. Endometriosis and Cannabis Consumption During the COVID-19 Pandemic: An International Cross-Sectional Survey. Cannabis Cannabinoid Res. 2022 Jan 21. doi: 10.1089/can.2021.0162. Epub ahead of print. PMID: 35089093.
  5. Lowe H, Steele B, Bryant J, Toyang N, Ngwa W. Non-Cannabinoid Metabolites of Cannabis sativa L. with Therapeutic Potential. Plants (Basel). 2021 Feb 20;10(2):400. doi: 10.3390/plants10020400. PMID: 33672441; PMCID: PMC7923270.
  6. Silver, Robert J. 2019. “The Endocannabinoid System of Animals” Animals 9, no. 9: 686. https://doi.org/10.3390/ani9090686
  7. Mabou Tagne, Alex, Barbara Pacchetti, Mikael Sodergren, Marco Cosentino, and Franca Marino. “Cannabidiol for viral diseases: hype or hope?.” Cannabis and cannabinoid research 5, no. 2 (2020): 121-131.
  8. https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT04997395
  9. Ibrahim, Nehal, and Ashaimaa Y. Moussa. “A comparative volatilomic characterization of Florence fennel from different locations: Antiviral prospects.” Food & function 12, no. 4 (2021): 1498-1515.
  10. Hazekamp, A., 2007. Cannabis: extracting the medicine. Leiden University.
  11. Ngwa, W.; Kumar, R.; Thompson, D.; Lyerly, W.; Moore, R.; Reid, T.; Toyang, N. Potential of flavonoid-inspired phytomedicines against COVID-19. Molecules 2020, 25, 2707
  12. van Breemen, Richard B., Ruth N. Muchiri, Timothy A. Bates, Jules B. Weinstein, Hans C. Leier, Scotland Farley, and Fikadu G. Tafesse. “Cannabinoids block cellular entry of SARS-CoV-2 and the emerging variants.” Journal of natural products 85, no. 1 (2022): 176-184.
  13. Onaivi, E.S. and Sharma, V., 2020. Cannabis for COVID-19: can cannabinoids quell the cytokine storm?. Future science OA6(8), p.FSO625.
  14. Booth, J. K., & Bohlmann, J. (2019, March). Terpenes in Cannabis sativa – From Plant Genome to Humans. Plant Science.
  15. Caplan, D., Dixon, M., & Zheng., Y. (2017). Optimal rate of organic fertilizer during the vegetative-stage for cannabis grown in two coir-based substrates. HortScience, 52(9), 1307-1312.
  16. ElSohly, M. A. (2017). Phytochemistry of Cannabis sativa L. In A. Kinghorn, H. Falk, S. Gibbons, & J. Kobayashi, Phytocannabinoids Unraveling the Complex Chemistry and Pharmacology of Cannabis sativa (Vol. 103, pp. 1-36). Switzerland: Springer International Publishing.
  17. Flores-Sanchez, I. J. (2009). Elicitation studies in cell suspension cultures of Cannabis sativa L. Journal of biotechnology, 2(143), 157-168.
  18. Flores-Sanchez, I. J., & Verpoorte, R. (2008). Secondary metabolism in cannabis. Phytochemistry reviews, 49(12), 615-639.
  19. Hazekamp, A., Peltenburg, R., Verpoorte, R., & Giroud, C. (2005). Chromatographic and spectroscopic data of cannabinoids from cannabis sativa. Journal of Liquid Chromatography & Related Technologies, 28(15), 2361-2382.
  20. Russo, E. B. (2019). The case for the entourage effect and conventional breeding of clinical cannabis: no”strain”no gain”. Frontiers in plant science, 9, 1969.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio