Clinical Research Insider

Clinical Research Insider

Consideraciones acerca de la bioética y los derechos humanos

…en el proceso de selección para la atención médica en pacientes con COVID-19

Por: Dr. en C. Tonatiuh González & Mtra. Patricia Elizabeth Silva*

Resumen


El presente trabajo tiene por objetivo reflexionar acerca de la importancia del papel que juegan la bioética y los derechos humanos en los procesos de selección para la atención a la salud, en las áreas de medicina crítica hospitalaria, de los pacientes enfermos por SARS-CoV-2 o COVID-19. Para ello, se retoman elementos filosóficos, teóricos y empíricos, elegidos de diversos documentos electrónicos en internet, provenientes del área de las ciencias sociales y economía de la salud.

Es innegable la esencial importancia que tiene el derecho a la salud para la población, cuya facultad tiene dos vertientes: lo individual y lo social. No obstante, a pesar de ser un derecho absoluto, su ejercicio y disfrute dependen de las condiciones generales en que se encuentre la sociedad (Varela & Sotelo, 2000). Aludiendo a los derechos humanos, el derecho a la salud corresponde a derechos de segunda generación, que apuntan según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a los “inherentes a la naturaleza humana, sin los cuales no se puede vivir como ser humano” (CNDH, 1992); sustentado a nivel internacional por la Organización Mundial de la Salud desde 1946 y respaldado en México, desde el derecho positivo, en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, teniendo como una de sus principales características la no discriminación, el derecho a la salud es considerado como un bien y un valor universal, considerado, además, como un derecho inalienable e irrenunciable, que el Estado debe vigilar para su cumplimiento.

Los anteriores planteamientos no son ajenos a la bioética, la cual pone en el centro de interés universal al ser humano en la práctica médica, y en cuyos principios más importantes destacan la autonomía, beneficencia, no maleficencia y justicia. “En el ámbito global, la bioética se ha posicionado como un quehacer inter y multidisciplinario que promueve un enfoque integral en el abordaje de la salud, a fin de hacer frente a las tensiones y conflictos que deriven del choque de valores entre culturas, considerando la ponderación entre intereses individuales y colectivos, poniendo de relieve la protección de grupos en condiciones de vulnerabilidad” (Secretaría de Salud, 2020).

En el caso de la actual crisis sanitaria mundial por COVID-19, y según la Guía Bioética para la Asignación de Recursos Limitados de Medicina Crítica en Situación de Emergencia, emitida por la Secretaría de Salud (2020), durante una emergencia sanitaria, la mayor parte de la práctica médica cotidiana se debe subordinar a la práctica de la salud pública, ya que es esta disciplina la que cuenta con herramientas básicas para reorganizar todo el ámbito de la salud y hacer frente a la emergencia bajo los principios de justicia, desde los cuales se ha considerado la opinión clínica de equipos multidisciplinarios conformados por expertos en salud para determinar la forma en que se destinan los recursos escasos, para priorizar la atención de los enfermos que requieren hospitalización para su atención en medicina crítica, dejando con ello a estos equipos de profesionales la decisión de la selección de los pacientes que deben recibir la atención en medicina crítica o de cuidados intensivos, lo cual implica el uso de medidas extremas para conservar la vida, dado lo agresivo de la enfermedad.

Como antecedente, vale la pena señalar que, a finales de diciembre del año 2019, se notifica a nivel internacional un brote de neumonía en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China, que pone en alerta a las autoridades sanitarias locales, quienes posteriormente confirman la causa: un nuevo coronavirus (OMS, 2020).

En México el 12 de marzo del 2020, se lanza el “pronunciamiento ante la pandemia del COVID-19” dejando claro que el manejo de la pandemia sería dentro de los lineamientos de la bioética. Posteriormente, el 30 de abril se publica la “Guía Bioética para Asignación de Recursos Limitados de Medicina Crítica en Situación de Emergencia” del Consejo de Salubridad General, cuyo objetivo es “Ser una guía bioética que proporcione criterios para orientar la toma de decisiones de triaje cuando una emergencia de salud pública genera una demanda en los recursos de medicina crítica que no es posible satisfacer”. Actualmente hay aproximadamente 64,723,945 casos confirmados en el mundo con 1,497,093 decesos(1), números que superan exponencialmente la cantidad de médicos, hospitales y suministros por persona en el mundo.

Esto ha orillado a los gobiernos a tomar medidas drásticas con respecto a los casos y su atención médica, mismos que han llegado a estados de emergencia en los que se ha visto en tela de juicio la bioética ejercida por los gobiernos y las autoridades sanitarias con respecto a la dignidad de los pacientes infectados. México no se ha visto exento de esta emergencia, dados sus escasos recursos para hacerle frente y a la ya superada cifra de 107,565 muertos(2) y cientos de miles de infectados, aunque la información oficial por parte del gobierno mexicano refiere control de la enfermedad, cuyos indicadores son el número de camas ocupadas en los hospitales y los casos activos de enfermos, mucho se ha cuestionado la veracidad de los datos y las estrategias gubernamentales para su atención desde el sistema de salud pública, pues han quedado en tela de juicio y con poca claridad respecto a los posicionamientos bioéticos y principalmente los derechos humanos.

Sin duda nos encontramos ante un evento sin precedentes en la historia moderna de la sociedad, que solo se puede comparar a las grandes epidemias de siglos pasados; en nuestra época, a pesar de los avances tecnológicos, priva la incertidumbre y la duda de que las sociedades de todo el mundo adoptan medidas rápidas y radicales contra la pandemia, aunque con ello se vean amenazados los derechos humanos, la privacidad y las normas éticas, especialmente en relación con los más vulnerables y ante lo cual vale la pena retomar palabras como las de la Directora General de la UNESCO: “Esta crisis exige lo mejor de la humanidad, tomando como brújula los principios éticos”.


A manera de conclusión

Es un deber del Estado mexicano y de las autoridades sanitarias, no solo proveer a los individuos de los medios y la atención integral a la salud, independientemente de cualquier situación de edad, sexo, estrato social, cultural, creencias, etcétera, sino también reevaluar la situación de emergencia sanitaria y aprender de esta crisis mundial, a fin de que se puedan plantear alternativas a las situaciones de emergencia que pudieran vulnerar los derechos humanos de las personas, priorizando la dignidad humana por encima de cualquier otro criterio material. Lo anterior exige que el enfoque mercantilista de la salud pública quede obsoleto, aplicando a las acciones relacionadas con la salud y el bienestar de la población los principios de los derechos humanos y la bioética, ambas disciplinas deben quedar totalmente alineadas y deben de ser la base para positivar los derechos, sin los cuales la sociedad corre el riesgo de su degradación y de involucionar en su más amplio sentido humano.

Dr. en C. Tonatiuh González
Coordinador del Doctorado de Investigación Multidisciplinaria en Salud, Profesor
Investigador Titular “A”, Centro Universitario de Tonalá, Universidad de Guadalajara.

Mtra. Patricia Elizabeth Silva Colunga
Lic. en Mercadotecnia, Maestría en Ciencias de la Salud en el Trabajo, Alumna del Doctorado en
derechos humanos. Centro Universitario de Tonalá, Universidad de Guadalajara.

Referencias

1. Al día 3 de diciembre de 2020 a través de Google Noticias.
2. Al día 3 de diciembre de 2020 a través de Google Noticias. Comisión Nacional de los Derechos Humanos (1992).

Bibliografía

Reglamento de la Ley de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, México. CPEUM (1917) Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), México, Organización Mundial de la Salud (1946) Constitución de la Organización Mundial de la Salud.
Organización Mundial de la Salud (2020) COVID-19: cronología de la actuación de la OMS, Declaración.
Secretaría de Salud (2020) La Bioética Ante la Pandemia del COVID-19, Comisión Nacional de Bioética. Cuidad de México, México. Fumadó, C. M., Durán, E. L. G., & Morlans, M. (2020). Consideraciones éticas y médico-legales sobre la limitación de recursos y decisiones clínicas en la pandemia de la COVID-19.
Revista española de medicina legal: órgano de la Asociación Nacional de Médicos Forenses, 46(3), 119-126. Varela H., & Sotelo G., (2000) Derecho y Salud: Instituciones, Ponencia presentada en el Simposio “Derecho y Salud”, en el módulo “Instituciones”, Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, México, DF.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top