Clinical Research Insider

Henrietta Lacks: La polémica de las células HeLa y las Buenas Prácticas Clínicas 

Por:  Blanca M. Peredo Vázquez

“Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano” Extracto del Código de Ética Médica de Nüremberg

Henrietta Lacks (Hennie, para su familia), nació el 1 de agosto de 1920, en Roanoke, Virginia, EE.UU. Henrietta fue parte de una numerosa familia dedicada al cultivo de tabaco. Vivió una infancia feliz, sin embargo, tras la muerte de su madre y en plena crisis económica de la época, su padre tomó la decisión de dejar a sus hijos a cargo entre sus familiares cercanos. 

Debido a esto, la joven Hennie fue a vivir a la casa de sus abuelos paternos, la cual siempre consideró como su casa familiar. Ahí Henrietta conocería a su futuro esposo David Lacks,  quien era hijo de su tío, y por consiguiente primo de Henrietta.

La familia Lacks vivía bajo un régimen segregacionista de la época, por lo que sus oportunidades laborales eran limitadas. Al quedar embarazada, en 1935, de David Lacks, Henrietta decidió dejar el mundo de la agricultura y buscar nuevas expectativas en la ciudad, donde la familia prosperó gracias a la creciente industria del acero. 

Tiempo después, cuando Henrietta tenía tan solo 31 años, acudió al hospital Johns Hopkins por presentar un sangrado vaginal anormal, ahí se le dío el diagnóstico de cáncer de cuello uterino. A partir de ese momento, inició una batalla contra el cáncer a través de tratamientos y técnicas de la época, sin embargo, el tumor invadió su cuerpo. Finalmente Hennie falleció el 4 de octubre de 1951 a las 00:15 horas en el hospital Hopkins, y fue enterrada en Lacks Town, cerca de Clover. 

Las células HeLa

Cuando Henrietta consultó al Dr. Richard W. TeLinde (Ginecólogo e Investigador del Hospital Hopkins), se le practicaron diversos estudios, los cuales determinaron que tenía un tumor canceroso, por lo que el Dr. TeLinde decidió tomarle muestras biológicas para examinarlo, es así como estas muestras fueron destinadas al departamento del Dr. George Gey.

El Dr. Gey estaba obsesionado con la creación de un cultivo celular de origen humano que pudiera “inmortalizarse”, tal como ya existía en ratones. Por lo que siendo el director del Departamento de Cultivo Celular del Hospital Hopkins, logró diseñar un estudio que lograra crear una línea celular actuando sobre los cánceres cervicales y disminuyendo su tasa de mortalidad, sin embargo, sus experimentos no habían tenido éxito y para el momento en que las células de Henrietta llegaron al laboratorio él Dr. Gey las cultivó, analizó y etiquetó, bajo el nombre de HeLa.

En un principio el crecimiento de las células fue alto, pero en lugar de morir, como se esperaba eventualmente, se duplicaron a un ritmo constante cada 24 horas. Así pues,  repitiendo el proceso, el Dr. Gey había conseguido una línea celular inmortal.

En los eventos de Tuskegee se instaló la fábrica de células HeLa más grande del mundo, donde se utilizaron exponencialmente para probar la vacuna contra la polio, la cual salvó a millones de personas. 

Cortesía: BBC News

Desde entonces las células HeLa se han utilizado en tratamientos médicos, han viajado al espacio, se utilizaron en experimentos atómicos y fueron las primeras células en ser compradas y vendidas por laboratorios de todo el mundo. Sin embargo, había un problema. Y es que en los años 40 y 50 no estaba claro si era necesario pedir permiso (Consentimiento informado) para utilizar tejidos humanos y usarlos en investigación. 

Fue hasta 1973 cuando la familia de Henrietta se enteró de que las células de su familiar seguían vivas, por lo que consultaron con abogados para averiguar si tenían derechos sobre ellas; desde entonces se han visto involucrados en batallas legales. 

En el 2021 la OMS celebró un evento en conmemoración de Henrietta y los numerosos avances científicos gracias a las células HeLa, donde el director general de la OMS dijo: “Lo que le pasó a Henrietta estuvo mal, Henrietta Lacks fue explotada. Es una de las muchas mujeres de color cuyos cuerpos han sido mal utilizados por la ciencia”.

Fuentes

Álvarez, A. (2013). Henrietta Lacks. El nombre detrás de las células Hela, primera línea celular inmortal humana. Revista Médica Clínica Las Condes, 24(4), 726-729. Recuperado desde: https://doi.org/10.1016/s0716-8640(13)70214-1 

BBC News Mundo. (2023, 1 agosto). Henrietta Lacks, la mujer de origen humilde cuyas células inmortales salvaron millones de vidas. BBC News Mundo. Recuperado desde: https://www.bbc.com/mundo/articles/cw48xelg555o 

Fuentes-Alburo, A. (2011, 1 septiembre). Recordando a Henrietta Lacks (HELA). Gaceta Mexicana de Oncología. Recuperado desde: https://www.elsevier.es/es-revista-gaceta-mexicana-oncologia-305-articulo-recordando-henrietta-lacks-hela–X1665920111894243 

Lic.-Ing. en Sistemas Biológicos Blanca M. Peredo Vázquez

Asistente de ensayos clínicos en Drox Health Science.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio