Clinical Research Insider

Estudio clínico para evaluar la protección inespecífica conferida por BCG

Por: Dr. Mario Alberto Flores Valdez

La tuberculosis (TB) continúa como la enfermedad bacteriana que afecta a más personas a nivel mundial, con alrededor de 10 millones de nuevos casos cada año, así como el lamentable deceso de 1 millón y medio de personas anualmente. Debido a los estragos que la TB sigue causando a nivel mundial, existen diversos esfuerzos para reemplazar, o bien, para reforzar la única vacuna disponible hoy en día contra esta enfermedad: la bacteria atenuada (no causa enfermedad en personas inmunocompetentes) Mycobacterium bovis Bacilo de Calmette-Guerin, mejor conocida como BCG.

La vacuna BCG protege contra las formas más mortales de la TB durante la infancia temprana y la niñez, como las manifestaciones diseminadas y cerebrales. Sin embargo, la BCG no parece capaz de mantener una buena protección contra la forma pulmonar, la cual suele presentarse en 8 de cada 10 enfermos y resulta en la transmisión a otras personas en el entorno de quienes son afectados por la TB. 

Además del efecto protector, así sea limitado contra la forma pulmonar de BCG contra la TB, recientemente ha llamado la atención el hecho de que esta vacuna promueve, de manera inespecífica, una respuesta que reduce complicaciones de diversos padecimientos, sobre todo de tipo respiratorio (tan es así que existen diversos estudios clínicos para evaluar si ayuda a proteger contra COVID-19). 

En lo particular, se ha encontrado que la vacuna BCG:

  1. En adultos, disminuyó el pico de viremia de la vacuna contra la fiebre amarilla y mejoró la resistencia a la infección por malaria.
  2. Además, la vacuna BCG aumenta la respuesta de anticuerpos hacia vacunas administradas de forma concomitante o posteriormente, tales como la hepatitis B, H. influenzae tipo B, neumococo, toxoide tetánico y vacunas contra la influenza.

Debido a estas propiedades, recientemente se reportaron los resultados de un estudio clínico aleatorio controlado con placebo para verificar la capacidad de la BCG, en 3 esquemas diferentes, de promover una respuesta inmune ex vivo contra diversos patógenos, tanto Mycobacterium tuberculosis, como distintos a esta, incluyendo Escherichia coli, Staphylococcus aureus y Candida albicans (1). Los esquemas evaluados fueron: 1) aplicar dosis regular (0.75 mg/mL de BCG danesa, aplicando 0.1 mL por persona) a adultos no vacunados previamente con BCG; 2) dosis alta (1.5 mg/mL de BCG danesa, aplicando 0.1 mL por persona), también aplicada a adultos no vacunados previamente con BCG, y 3) revacunación con dosis regular a personas que ya habían sido vacunadas durante la infancia con BCG. Este último esquema se planteó debido a un reporte reciente que mostró que la revacunación de adolescentes con BCG promovía una reducción en la conversión de Quantiferon® de negativo a positivo, lo que se tomó como prueba de protección contra la TB (2).

En este trabajo se encontró que la revacunación con BCG o la administración de dosis altas de BCG no contribuyen a mejorar la capacidad de inducir citocinas ante la estimulación inespecífica más allá del inducido por una dosis estándar de BCG, ex vivo. Estos resultados representan hasta un avance en el sentido de que, al menos en el caso de vacunar a personas adultas por primera vez con BCG, con dosis estándar o regular, la protección contra otras enfermedades podría mantenerse sin necesidad de incrementar la cantidad de vacuna aplicada.

Desde luego, hay un largo camino por recorrer en definir si estos efectos varían en el caso de aplicarse la vacuna BCG a bebés o infantes, si la cepa empleada para vacunar tendría algún efecto qué jugar en la inducción de protección inespecífica, así como si diferentes poblaciones tienen capacidad distinta de responder ante tales retos inespecíficos.

Referencias

1. Debisarun, P., Kilic, G., L. de Bree, C., Pennings, L., van Ingen, J., Benn, C., Aaby, P., Dijkstra, H., Lemmers, H., Domínguez-Andrés, J., van Crevel, R., G. Netea, M. The impact of BCG dose and revaccination on trained immunity. Clinical Immunology. Volume 246, 2023, Recuperado de: https://doi.org/10.1016/j.clim.2022.109208.

2. Nemes, E., Geldenhuys, H., Rozot, V., Rutkowski, K., Ratangee, F., Bilek, N., Mabwe, S., Makhethe, L., Erasmus, M., Toefy, A., Mulenga, H., Hanekom, W., Self, S., Bekker, L., Ryall, R., Gurunathan, S., Diaz-Granados, C., Andersen, P., Kromann, I., Evans, T.,… Mark Hatherill. Prevención de la infección por M. tuberculosis con la vacuna H4:IC31 o la revacunación con BCG. The New England Journal of Medicine 2018; 379:138-149. Recuperado de: http://doi.org/10.1056/NEJMoa1714021

Dr. Mario Alberto Flores Valdez

Investigador Titular C en CIATEJ, A.C. en el área de Biotecnología Médica y Farmacéutica. Doctor en Ciencias con especialidad en Bioquímica por la UNAM. Miembro Investigador de la red internacional VALIDATE.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio